miércoles, 15 de mayo de 2013

Relaxin' with the Miles Davis Quintet (1956)


Este disco tiene un valor especial para mí, ya que es el primer "Miles Davis" al que pude poner las manos encima, aunque fuera en una cutre versión titulada "If I Were a Bell (tema que abre el disco) con, probablemente, una de las peores portadas de la historia, una foto borrosa de Miles sobre fondo negro que intentaba mostrar... yo que sé, esto de las reediciones es lo que tiene, cuando la materia prima es tan buena (y esta lo es, y mucho) no es necesario mucho maquillaje para vender.

I'll play it and tell you what it is later

Con estas palabras, la voz ajada de Miles abre el disco. Los productores parecían sentir pasión por la voz del trompetista, por ese growl despreocupado que ofrece el contrapunto perfecto al fraseo silenciado por la sordina de acero Harmon que a Miles le gustaba usar. Quizá por eso se decidió incluír algunos de esos comentarios salpicando el álbum de un ambiente distendido. Algo así como si se hubiese tocado de un tirón. Idea que aquí es solo germinal, pero que vertebraría poco más tarde el Kind of Blue, tocado con la misma formación a excepción de Gardland.
Siempre he pensado que no es posible entender el Kind of Blue sin escuchar el Relaxin'. La leyenda de que Miles se levantó una mañana, escribió un puñado de canciones, se las llevó al estudio, se grabaron y, sin más, salió el Kind of Blue se hace aquí añicos. Desde esa primera frase: I'll play it first and tell you what it is later (Primero lo toco y luego ya te diré lo que es) nos damos cuenta de que Miles ya está intentando grabar el Kind of Blue en 1956. Pero aún no están listos todos los ingredientes para que el milagro se produzca. Y Miles no espera una conjunción de los astros. Al contrario, como un pintor que toma apuntes del natural para estudiarlos luego detenidamente en su casa, Miles parece poner a prueba a si quinteto. Aborda una serie de grabaciones para el sello Prestige de las que saldrá su tetralogía comprendida, además de por el Relaxin', por Cookin', Workin' y Steamin' (Relajándose, Cocinando, Trabajando y Cociendo -al vapor- son títulos que dejan claro que Miles tiene claro lo que se trae entre manos). Para este trabajo de campo Miles utiliza los standards que el quinteto toca en sus directos. Las composiciones propias vendrán más tarde, cuando tenga clara la dirección en la que debe ir.
Miles no se queda aquí y nos da más pistas: En You're My Everything Red Garland (cuyo estilo percusivo tiene momentos gloriosos en este álbum como Oleo y sus pinceladas de son a cada vuelta) empieza con una clásica intro de balada, con sus trinos y demás. Miles le corta de un silbido y le dice que toque la misma intro usando solo negras. Ante nuestros oídos, Garland empieza a sonar un poco a Evans. Una sencilla frase de Miles ha cambiado por completo la atmósfera y el piano ha dejado de marcarnos el swing para dejarnos flotar por el espacio sonoro que recorren los solos de trompeta y saxo en completa libertad, sin que nada se interponga. Un anuncio de lo que luego supondría Evans para el quinteto: la última pieza del puzzle.
Coltrane, por otro lado, esta alcanzando la plena madurez como solista. Su fraseo ya está prácticamente consolidado pero aún no ha abandonado completamente cierto clasicismo. Esa tensión se resolverá en Kind of Blue con la inclusión del swing matemáticamente preciso e infalible de Cannonball. Pero en Relaxin' es Coltrane quien tiene que poner todos los ingredientes. De este modo consigue un equilibrio difícil de mantener entre fraseo clásico y fraseo Coltrane que ya no se repetirá en el resto de su carrera.
Por último, tras Woody'n You oímos a Miles por última vez exclamar Why? cuando le comunican que hay que repetir la toma. Inmediatamente después, completamente indiferente, Coltrane pregunta: Where's the beer opener?.
El trabajo ya está hecho. Solo queda regresar a casa y escuchar el disco una y otra vez. Todos parecen darse cuenta menos los ingenieros. Sin embargo, por alguna mágica razón, entendieron que las charlas de estudio eran parte esencial del álbum. De algún modo los productores tambien entendieron que el quinteto estaba tramando algo. El tiempo les dio la razón.

7 comentarios:

antonio dijo...

EL BRUJO DEL JAZZ HA SIDO TAN GRANDE QUE LO PODEMOS ESCUCHAR MILES DE VECES Y SIEMPRE LE SACAMOS ALGO NUEVO GENIAL DAVIS

Hector Aguilera S. dijo...

Pablo, tienes mucha razón, este es un gran álbum, Relaxin tiene probablemente lo mas granado de los músicos Bop. En este álbum además de Davis están: John Coltrane en saxo, Red Garland en piano, Paul Chambers en bajo y el gran Phlly Joe Jones en batería. ¿Que más se puede pedir?
Saludos,

pablo dijo...

Hombre, personalmente soy un gran fan de Evans y por lo que se ve Miles Davis también lo era, si además añades a Adderley... espera, creo que me he ido, que eso es el "Kind of blue" jaja, menudo gusto que tenía el amigo para elegir acompañantes.

Jazzy dijo...

Hola

Impresionante el repertorio de este personal "Tan Grandioso" un disco extraordinario, de cinco estrellas
muy agradecida

Jazzy
un kilo de saludos

elsudacarenegau dijo...

Buenísimo. No sabía que existía este disco. Gracias por el enlace.
Me he tomado el atrevimiento de sugerir tu blog en el mío. Si no te parece una buena idea, solo dímelo y lo saco.

pablo dijo...

No conocías este?? pues es una serie de 5 CD's (relaxin', cookin', steaming', workin', walkin'), que es un paso previo al kind of blue, casi un ensayo.
Gracias por añadirme a tu blog, a ver si tengo un rato y le echo un vistazo un poco más a fondo (y añado el tuyo en mi blogroll)

elsudacarenegau dijo...

Pablo, mi blog es un diario loco no especializado en ningún tema. Entre tantos intereses soy un amante del jazz. No es necesario que me enlaces... despistarías a tus lectores. Habrá poco jazz allí, mezclado con política, filosofía, teoría social. En fin... un blog poco recomendable :)