miércoles, 15 de mayo de 2013

BEN WEBSTER & COLEMAN HAWKINS: Encounters (1957)


Vuelvo con otra colaboración del gran Ben Webster, esta vez con el maestro Coleman Hawkins. El trío de Oscar Peterson sirve de telón de fondo para este "Encuentro" de los grandísimos saxofonistas tenores Coleman Hawkins y Ben Webster. Sólo el tema que abre el disco ya justifica la escucha, "Blues for Yolande" es un tema que me dejó asombrado cuando lo oí en forma de cortinilla en un programa radiofónico sobre jazz, tanto que tuve que preguntar a todo el mundo de que se trataba hasta que alguién me dejo este disco. Se trata de un disco fundamental en la carrera de ambos músicos, que perfectamente respaldados por el trío de Peterson van llenando de swing es te maravilloso trabajo.


5 comentarios:

ESTHER dijo...

Hola Pablo, este disco me lo regalaron estas navidades. Pedí de Coleman o Webster... y claro no podía faltar este encuentro entre ellos dos! Muy buen disco. Un abrazo.

pablo dijo...

Hola Esther!
Es un muy buen disco sí, cuando se junta gente así solo puede salir una joya como esta.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Hello,

Just a quick word to let you know that you are featured in the Digger's Corner section of our Radio.Jazz.Club blogroll

http://www.radiojazzclub.com/

Also, we sure would appreciate to be featured in your blogroll.

All the best.

Josietrile

antonio dijo...

siempre es agradable escuchar un poco de jazz del clasico el bebop immortaliza de alguna manera ese jazz lleno de buenas baladas ahi con este gran trabajo teneis la prueva

Ricardo dijo...

Este es uno de los buenos, es de esos discos que uno guarda en el corazón y en su saber de buena música, uno de esos que le dices a un amigo ¿no lo conocias? pues ahí lo tienes... qué facil, qué bonito.
Para disfrutar cuanto más lo escuchas y más y más y ¿por que no tiene 20 temas, 2000, 5000?
Se nota la frescura, el buen ambiente, las ganas de hacer música, de tocar por puro placer.
Quiero que mi memoria esté llena de discos así, "pequeñas" obras maestras que guardamos como tesoros que nos cuesta revelar a los demás, porque llegan a ser parte de nosotros mismos.
Un 10 y no digo más.
(Gracias por el post)